Todos los hombres son iguales y todas las mujeres gossipean

cuando las mujeres se reúnen, son peores que cualquiera.

mujeres

Llegas al trabajo, te acercas a la cafetera donde están tus amigos y esperas la conversación de rutina: Una que otra noticia del periódico, la gasolina está cada vez más cara, ya llegan las eleccio… bla, bla, bla. Todo sigue así, hasta que se acerca el colega de siempre con el último video de #EsperancitaGómez o la paliza en video que le dieron a un ladrón, por ladrón.

Es normal que los hombres terminen hablando de tetas o palizas, como es normal que una chica se una a la conversación y palidezca con todo lo que hablan los hombres. ¿Por qué disimulan? Si ya todos sabemos que, cuando las mujeres se reúnen, son peores que todos los hombres juntos.

–¿Ya viste los tacones de Sofía? – Horribles, verde moco; entre más altos los usa, más enana se ve. -¿Ya vieron que el jefe cambió de peluca? –¿Saben cuánto pagó Angélica por esas tetas? –¿Qué se cree Ramiro regalándole rosas a todas? –Mucho loser. Así son, se secretean. No tengo que jurarlo, porque tod@s las hemos visto hacerlo.

Las mujeres y los hombres hablan de lo mismo en los pasillos, pero los comentarios no se parecen en nada. El mismo escote, que es el cielo para ellos, es material para ellas hablar: de lo caídas que están, de las pecas, del feo bronceado.

En los pasillos se ve a los hombres reírse de memes, a las mujeres reír de lo fea que es la cartera de Elvia. Del pantalón que trajo este, de los aretes que le cuelgan a la otra. De todo.

Los hombres murmuran para que nadie los escuche hablar de fútbol en horas de trabajo. Las mujeres murmuran para que Susana no escuche que no le combina el labial con lo que trae puesto.

Los hombres van al baño porque necesitan ir al baño. Las mujeres, entre otras cosas, van al baño para secretearse. No es coincidencia que jamás vayan solas.

Solas son un amor, pero juntas son otra cosa. El hombre, en cambio, es igual siempre. A solas o acompañado. No cambia, es básico, inmutable.

Todos los hombres son iguales, es cierto. Y también es cierto que las mujeres no son como nosotros. Son peores. Pero solo lo ves cuando se reúnen a hablar entre ellas. A gossipear, a ser divas. A ser ellas.

 

No me creas, pregúntale a tu mamá.

 

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Relacionados