¿Por qué nos cuesta tanto madrugar?

5 razones por las que se nos hace difícil tener que levantarnos.

57f3a2a6d6923_portada

No hay nada más triste que recordar un domingo por la noche el hecho de que debemos madrugar al día siguiente. No solo significa que el fin de semana oficialmente se ha terminado sino que peor aún, hay que volver a poner la alarma. ¿Por qué será tan difícil levantarse temprano?

 

1. Porque no dormimos lo suficiente:

Si no tienes suficientes horas de sueño es lógico que te cueste levantarte temprano. Tu cuerpo no descansa lo necesario y no puedes tener toda la energía que necesitas para pararte de la cama y meterte a bañar.

 

2. Por trasnochar:

Si te la pasaste todo el fin de semana terminando de ver tu serie favorita hasta las cuatro de la mañana o haciendo tus trabajos a última hora, es lógico que te cueste madrugar. Debes hacer que el domingo sea un día relajado y con pocas cosas para hacer, de esta manera podrás acostarte temprano y levantarte sin problema.

 

3. Porque es domingo de flojera:

Si los domingos te dedicas a no hacer nada y a quedarte en pijama durante todo el día, obviamente va a ser difícil salir de tu cama y volver a la rutina diaria.

 

4. Porque nuestra cama nos ama y nosotros la amamos a ella:

Todos tenemos una relación especial con nuestra cama y nuestras cobijas. ¿A quién le gusta abandonar a su cama para salir a trabajar o a estudiar? Lo bueno es que ella nos vuelve a recibir cuando regresamos de un día largo y caemos de nuevo en sus brazos.

 

5. Porque odiamos el sonido del despertador:

Cualquier sonido o canción que escojamos como alarma, será odiada por nosotros. No importa si la canción nos gusta o si es nuestra canción favorita: el hecho de que sea nuestro timbre de alarma la hace merecedora de todo el odio del mundo.

 

¿Listo para enfrentar un nuevo lunes?

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Relacionados