¿Por qué los universitarios nunca tenemos dinero?

Y cómo ser un verdadero genio financiero

universitariosSinDinero

En este artículo voy a ir al grano. No me interesa ponerme a utilizar un vocabulario de difícil comprensión y de alta complejidad, ni echar “cháchara” para “meterles cuento” y neutralizar la falta de conocimiento.

Resulta que a principios de este año, la Magister María Fernanda Rebellón (Universidad de la Sabana) realizó una investigación sobre el manejo del dinero por parte de estudiantes, en la que analizó la cantidad y las fuentes de ingresos, los gastos, la diferencia del manejo del dinero entre sexos y los programas académicos.

Según la revista Dinero, ella analizó los datos de aproximadamente 700 estudiantes de la jornada diurna de universidades públicas y privadas. ¿Y adivinen qué? El 62.78% de los encuestados tienen un ingreso mensual entre los $200.000 y los $600.000 pesos colombianos; hago la aclaración por si hay gente de otros países que ingresó a leer este artículo (para que entiendan: oscila entre $75 y $200 dólares).

Empezamos mal porque entre transporte, comida (almuerzos y snacks) y fotocopias, se me puede ir casi el 99% de mis ingresos… sobretodo por LA CANTIDAD DE FOTOCOPIAS QUE DEBO SACAR SEMANALMENTE PARA LEER.

El estudio reveló que el 90.6% de los ingresos son por parte de una mesada familiar, es decir, por el papi y la mami que nos mantienen. Sólo el 8% aclaró que tiene ingresos por trabajar los fines de semana.

Aquí viene lo bueno. ¿En qué putas nos gastamos el dinero? ADIVINE…

EN LICOR, RUMBA Y VIAJES

Los resultados arrojaron que los universitarios realizan su mayor gasto en diversión (licor, rumba, viajes y videojuegos), seguido de las necesidades básicas (comida, vestuario y transporte) y el uso básico académico (fotocopias, libros, etc.). No sé si creer en esto. Empezamos mal porque entre transporte, comida (almuerzos y snacks) y fotocopiasse me puede ir casi el 99% de mis ingresos… sobretodo por LA CANTIDAD DE FOTOCOPIAS QUE DEBO SACAR SEMANALMENTE PARA LEER. Si usted es de los míos, entenderá. 

Esta es mi expresión al final del mes:


universitariosSinDinero_img

 

Sumado a todo esto, el estudio revela que el ahorro que se realiza mensual es exageradamente mínimo. En las universidades públicas, sólo el 1% ahorra; y en las privadas, el 10%. La excusa para esto es que (y cito) “[…] el significado de dinero es ‘imperceptible’. Según la RAE, ‘imperceptible’ significa: “Que es tan débil que apenas puede ser percibido”. No sé si llorar o reír. Nada más cierto que esas 9 palabras juntas.

El estudio es un poco más profundo, pero quiero dejarlo hasta ahí. Si usted desea conocer más, al final les dejo el link de la publicación original donde saqué todos esos datos.

Ahora, NO PUEDE SER que estemos desperdiciando el dinero de esa forma. Las rumbas y el licor no le pueden aportar nada a la vida profesional -a no ser de que usted esté gestando algún contrato y en la reunión desee tomar un poco-. Por eso, y como conclusión a este extenso artículo, quiero dejarles cuatro leyes para convertirse en verdaderos genios financieros. 

1. Empiece por establecer gastos.
A no ser que les toque pasarse a otra ciudad a vivir y deban pagar arriendo y servicios, la mayoría de los universitarios no contamos con un rubro de ingresos definido y nuestros gastos fijos prácticamente son nulos. Por esta razón, elaborar un presupuesto no resulta sencillo; no obstante es importante establecer un tope de dinero para transporte, útiles y comida y por supuesto destinar una cierta cantidad al ahorro, con el fin de estar preparados para eventualidades o gastos inesperados tales como ropa, diversión o viajes.

2. ¡Ojo con la diversión!
Generalmente no consideramos la diversión como un rubro importante a la hora de realizar un presupuesto. Sin embargo, el no incluir este gasto dentro de las cuentas puede estar haciendo un hueco cada vez más grande en nuestras finanzas personales. Si sienten que el dinero no les alcanza a pesar de que almuerzan en casa, no gastan en transporte o rara vez compran libros, lo más seguro es que las salidas con parceros los fines de semana estén apoderándose de todo el presupuesto.

3. Si se va a endeudar, hágalo con precaución.
La suma del pago de todas las deudas de nosotros no debe exceder el 25% de los ingresos. Si usted es estudiante y quiere acceder a cualquier tipo de crédito (tarjetas de crédito por ejemplo) tenga en cuenta que, si bien, endeudarse en la etapa universitaria resulta ser una buena oportunidad para empezar a construir historial crediticio, lo debe hacer responsablemente evitando a toda costa contraer deudas para cubrir gastos cotidianos; solo convendría hacerlo para eventualidades.

4. Si va a pagar renta, compare las opciones.
Si usted es un universitario que está en busca de vivienda, tenga presente que el apartamento en el barrio más exclusivo de la ciudad podría no encajar con su presupuesto de estudiante. Es importante rentar una vivienda que esté acorde con las necesidades y el dinero disponible. No comprometa sus otros gastos por pagar un capricho que no está al alcance de su bolsillo; ¡dese una vueltica y siga comparando opciones!

En fin, chicos, el resto es decisión de ustedes… Ahora que entramos a vacaciones, quiero verlos de paseo por algún sitio rico.

Un abrazo para todos y muchos éxitos en esos exámenes finales. Yo ya estoy en vacaciones, por fin puedo dedicarme a descansar y realizar muchas actividades, como hacer ejercicio… digo, terminar de ver mis series favoritas. -No es cierto, actualmente estoy laborando-.

 

Revista Dinero: clic aquí.
Finanzas personales: clic aquí.

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
61