Los mitos y realidades sobre trabajar desde tu casa

Trabajar desde tu casa no es tan fácil como parece.

pexels-photo-51171

Cuando dices que trabajas desde tu casa o que eres freelance, muchas personas creen que puedes dormir hasta tarde y quedarte en pijama todo el día entre otras ideas preconcebidas que no siempre son verdad. De hecho, trabajar desde la casa es una modalidad que se ha venido trabajando en empresas enfocadas en el uso y el desarrollo de tecnologías o medios digitales. Aquí te decimos esos mitos y realidades que hay entorno a esta actividad.

 

El tiempo no te rinde si trabajas desde tu casa:

Mentira. Trabajar desde tu casa puede ayudarte a rendir mucho más en tu trabajo y ser muchísimo más productivo que si tuvieras que asistir a una oficina. Te evitas perder el tiempo en el transporte público de tu casa a la oficina y además, evitas climas laborales conflictivos o estresantes.

 

Trabajando desde tu casa nunca dejas de trabajar:

Verdad. Esto es algo que puede pasar ya que al no cumplir horarios laborales de entrada y salida, terminas trabajando todo el día en tu casa. Si en tu trabajo tienes que cumplir con determinados objetivos, puede pasar que te enfoques tanto en trabajar en ellos que olvides por completo la hora y de esta manera no puedas tener un descanso.

 

No tienes necesidad de madrugar:

Mentira. El hecho de que trabajes desde casa no significa que no tengas una rutina de trabajo o actividades para realizar temprano. Si tienes clientes lo más probable es que programes reuniones vía Skype o algún otro medio con ellos desde temprano o que incluso, ellos te estén llamando desde la primera hora del día para preguntarte por tu desempeño.

 

Trabajar desde la casa significa hacer el trabajo en pijama:

Verdad y Mentira. No todos los que trabajan en casa lo hacen en pijama. Aunque es la creencia popular, muchos se levantan, se bañan y se visten como si fueran a salir a trabajar. Otros mucho más relajados simplemente se ponen ropa cómoda y dejan la pijama para la hora de dormir.

 

Los que trabajan en su casa nunca salen de ella:

Mentira. Trabajar en casa no significa que inmediatamente te conviertes en un ermitaño que decidió no volver a salir nunca más de su casa. Si el trabajo que se realiza solo necesita una buena conexión a internet, se puede ir a un café, a un restaurante o incluso a una biblioteca.

 

Si trabajas en una oficina eres más sociable que si trabajas en tu casa:

Verdad. El trabajo en casa puede resultar un poco solitario y frío ya que las relaciones que hagas con la empresa en la que trabajas o con algún cliente, probablemente serán virtuales la mayoría del tiempo. Contrario a ir a una oficina en la que todos los días te relacionas con personas e incluso construyes amistades.

 

¿Prefieres trabajar en casa o en oficina?

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Relacionados