Estos son los 10 errores que cometemos en nuestro primer año de universidad (y cómo evitarlos)

Un error lo comete cualquiera... y más durante el primer año de universidad.

pexels-photo-26829

Todos sabemos que el primer año en la universidad puede ser un tanto difícil, mientras nos acostumbramos a la rutina y a la manera en la que funciona todo; además de que nos toma tiempo adaptarnos a nuestro nuevo entorno. Es normal que nos equivoquemos algunas veces, así que te contamos cuáles son esos errores que cometemos y por supuesto, cómo evitarlos si apenas estás empezando tu vida universitaria.

1. Perder la primera clase del semestre por no encontrar el salón:

Típico. Tienes que llegar a tu primera clase y no encuentras el maldito salón, le preguntas o todo el mundo pero te mandan al lugar contrario hacia al que debes ir y terminas dando vueltas por toda tu universidad. Y cuando al fin lo encuentras… ya es demasiado tarde para entrar. Puedes evitar esto buscando en la página web de tu universidad la ubicación del salón.

2. Ir demasiado arreglados los primeros días del semestre:

Ya sabes, semestre nuevo y ropa nueva. Esto puede hacer que se te note que eres nuevo/a en la universidad y dar paso a que te molesten. Por eso, no te compliques tanto y ponte algo que te haga sentir cómodo/a y con lo que te veas bien. Nada de andar por ahí en tacones sin razón aparente.

3. Enamorarse rápidamente de alguien:

Esto no solo pasa en la universidad sino en la vida. Suele suceder que, como entras a una carrera con personas que comparten intereses y gustos parecidos a los tuyos, te deslumbras y dejas volar a tu corazón. No digo que sea un error enamorarse, sino que compartir intereses con el alguien no necesariamente significa que es tu alma gemela.

4. Hacer los trabajos mal por no preguntar nada en clase:

Como salimos del colegio con cierta metodología de estudio y pasamos a otra muy diferente en la universidad, podemos terminar un poco confundidos. Si aparte, nos da pena preguntarle al profesor alguna duda que tenemos, es lógico que nuestros trabajos queden mal o entremos en crisis por no saber qué hacer. Por eso es bueno preguntar sin miedo, es mejor despejar dudas que sacar malas notas.

5. Poner como fuente a Wikipedia:

Bueno, resulta que Wikipedia no es una fuente lo suficientemente confiable como para poner en una bibliografía. Es cierto que nos salvaba la vida en el colegio, pero en la universidad hay que ir más allá y buscar mejores fuentes bibliográficas.

6. No organizar el tiempo y entrar en crisis durante los finales:

Apenas nos estamos acomodando a una rutina y acostumbrando a todo el tema de las clases. Es probable que tener tantas fotocopias y libros sin un orden nos haga perder la cabeza tratando de adivinar por dónde hay que empezar. Por eso, es mejor organizar tu tiempo de estudio además de tener muy presentes las fechas importantes.

7. Dejar todo para último momento y sufrir al estudiar hasta tarde:

Al no organizar el tiempo y olvidar las fechas de entregas y exámenes, obviamente vamos a sufrir durante los finales. Y más porque no estábamos acostumbrados a tener tanto por hacer ni mucho a quedarnos hasta tan tarde estudiando. No entres en pánico y estudia con tiempo.

8. Confundir los salones y entrar a la clase equivocada:

Bueno, esto no es solo cosa de primíparos, le puede pasar a cualquiera; pero es más probable que iniciando tu carrera confundas los edificios o los salones y te entres a la clase equivocada. Es bastante incómodo cuando te das cuenta de que no estás en el lugar correcto y sufres tratando de buscar la manera de salir sin que nadie lo note.

9. Dejarse llevar por la nueva libertad:

Si cuando estabas en el colegio lo único que hacías era ir de tu casa al colegio y viceversa o si tenías que avisar a tus papás en dónde estabas cada cinco minutos, probablemente la universidad te deslumbre por su libertad. Sin embargo, debes pensar en que el dinero que recibes debe ser distribuido entre las fotocopias, el transporte y la comida, no solo en comida.

10. Creer que ahora eres un súper adulto y puedes hacer lo que sea:

Bueno, sí y no. Es obvio que ya no eres un niño o una niña de colegio y que ahora sí debes concentrarte en estudiar. Sin embargo, sigues siendo inexperto/a en el tema de asumir responsabilidades, así que diviértete pero con moderación. Ser grande no significa hacer cualquier cosa que se nos ocurra.

¿Qué otro error cometiste?

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
52

Tendencias

Relacionados