¿Deberías hacer una maestría o cursar otra carrera?

Te ayudamos a decidir entre empezar una maestría y empezar una nueva carrera.

open-book-1428428_1280

Una vez nos graduamos de nuestra carrera no sabemos qué hacer con nuestras vidas. Tenemos la duda de si empezar a estudiar una maestría, estudiar una nueva carrera o tomarnos un año sabático. Si no sabes qué hacer ahora que ya tienes un diploma, te contamos las ventajas que tendrás al estudiar una maestría o al empezar otra carrera. Decide qué es lo mejor para ti.

 

 

Ventajas de empezar una maestría

1. Le da peso a tu hoja de vida:

Si quieres aplicar a un muy buen trabajo, tener una maestría te ayudará a lograrlo. No solo porque tendrás las habilidades necesarias para desempeñar el cargo al que aspiras sino porque es una experiencia importante.

 

2. Amplías tu conocimiento:

Iniciar una maestría te permitirá ampliar el conocimiento que ya adquiriste durante tu carrera. Tienes la posibilidad de especializarte o de aprender sobre algo más específico que te permita enfocar en determinada rama de tu carrera que te guste.

 

3. Desarrollas tu pensamiento crítico:

Mientras cursas una maestría podrás desarrollar tu pensamiento crítico frente a las problemáticas y los retos que supone tu carrera. Igualmente, podrás tener un espacio propositivo en el que puedas compartir tus propias ideas y opiniones.

 

4. Es un espacio para la investigación y el aprendizaje:

Después de pasar alrededor de 4 y 5 años estudiando tu carrera, la maestría te ofrece un espacio para que investigues sobre tus propias dudas y búsquedas con respecto a algún tema que siempre te haya llamado la atención. Si tal vez te interesa una rama diferente a lo que estudiaste, puedes hacer una maestría sobre algo distinto a lo que aprendiste y de esta manera complementas tus conocimientos.

 

 

Ventajas de estudiar otra carrera

1. Complementas tu primera carrera:

No importa si la segunda carrera que escojas no tenga nada que ver con la primera que estudiaste. Es una nueva oportunidad para aprender nuevas cosas y adquirir nuevas habilidades que posiblemente puedas complementar con lo que ya sabes.

 

2. Estudias algo que te gusta:

Muchas veces empezamos a estudiar una carrera porque nuestros papás lo quieren o porque sentimos que con esa vamos a conseguir dinero. La terminamos porque nos toca y al graduarnos sabemos que eso no es lo que queremos hacer con nuestras vidas. Por eso, puedes empezar otra carrera que sí te guste y que te llene, es mejor estudiar algo que te gusta que trabajar en algo que odias.

 

3. Aprendes algo diferente:

Si la segunda carrera que quieres empezar es muy distinta a la que primero hiciste, seguramente tendrás nuevas metodologías de aprendizaje, nuevas formas de estudiar e incluso, nuevos compañeros.

 

4. Tienes más campos de acción:

Al estudiar otra carrera podrás tener muchos más campos de acción ya que puedes aplicar a trabajos relacionados con alguna de las dos carreras.

 

¿Ya sabes cuál escoger?

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Relacionados