Crearon una réplica del Macintosh Classic con LEGO y una Raspberry Pi

La nostalgia llegó en forma de Macintosh Classic hecha con piezas de LEGO.

1366_2000

La nostalgia por el pasado todavía nos atormenta y hace que diversas compañías reinventen o relancen sus productos más queridos por el público. Sin embargo, estos métodos para combatir la nostalgia no son suficientes y los mismos usuarios se encargan de revivir eso que tanto extrañan. Mira cómo revivieron la Macintosh Classic.

 

Jannis Hermanns:

 

La idea de revivir a la Macintosh Classic, fue de Jannis Hermanns quien en un ataque de nostalgia decidió reconstruir uno de los primeros computadores que usó, con piezas de LEGO. Gracias a sus conocimientos en programación, pudo elaborar una réplica relativamente funcional de este modelo.

 

El proceso de elaboración:

lego-lot-of-12-white-1x2-2x2-space-bracket-pieces-e0e1482e19b078862e947e3f64922204

Este proyecto contó con un prototipo y todo un proceso de diseño. Cuando consiguió el modelo adecuado para su objetivo y encontró una pantalla de tinta electrónica de 2,7 pulgadas, Jannis empezó a buscar piezas que se aproximaran al color original del Macintosh Classic.

 

LEGO Digital Designer:

Lego-Macintosh-Classic-4

Haciendo uso del editor 3D de LEGO, logró saber exactamente cuáles eran las piezas que iba a necesitar para su proyecto y encargarlas. Este programa no asegura que la disponibilidad de las piezas y justo las que Jannis necesitaba no estaban disponibles. Sin embargo, las encargó de todas maneras en color blanco.

 

La Raspberry Pi Zero:

33583082322_1106402ef4_c

Para hacerlo funcionar, el creador de este nostálgico proyecto usó una Raspberry Pi modelo Zero. Le costó bastante trabajo conectarla con la pantalla de tinta electrónica e incluso tuvo que lijar algunas piezas de LEGO para que la pantalla encajara correctamente.

 

El costo de este proyecto:

Lego-Macintosh-Classic-5

Cuando Jannis Hermanns empezó con este proyecto, decidió abrir un blog para relatar en él sus pericias, aventuras y todo lo que tuvo que hacer durante el proceso de elaboración. Inclusive, habla de cuánto le costó realizarlo. Así que al sumar todas las piezas que usó, la Raspberry Pi Zero, su fuente de alimentación, cables y stickers de Macinstosh, gastó un total de 110 dólares. Todo, para satisfacer su ataque de nostalgia.

 

¿Harías algo así?

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1

Relacionados