¿Cómo animarte a hacer preguntas en clase?

Preguntar en clase te puede traer bastante beneficios.

classroom-1189988_1280

Muchas veces sentimos pena o vergüenza de preguntar algo en clase. Tal vez porque creemos que nuestra pregunta es tonta y se reirán de nosotros, o porque simplemente no nos gusta hablar en público y sentir las miradas de todos fijas en lo que estamos diciendo. Hacer preguntas tiene sus beneficios, así que aquí te contamos cuáles son y cómo puedes vencer tu miedo a levantar la mano en clase.

 

1. Estás aprendiendo, es normal hacer preguntas:

No inscribes materias sabiendo de antemano todo lo que se va a tratar en el curso. Cada clase te enseña algo y es normal que tengas preguntas sobre cosas que no conoces, así que puedes aprender aún más sobre el tema si te animas a preguntar.

 

2. Mejoras la dinámica de la clase:

No hay clase más aburrida que esa en la que únicamente habla el profesor y nadie participa. No te quedes esperando a que alguien se arriesgue a participar y hazlo tú mismo. Puedes crear un debate en la clase en torno a algún tema que estén tratando o simplemente preguntar algo que implique la opinión de varios de tus compañeros.

 

3. Le demuestras al profesor tu interés:

Si haces preguntas importantes durante la clase o al menos significativas, el profesor sabrá que te interesa la clase y probablemente tengas una buena nota.

 

4. Puede ser útil para otros:

Pueda que otros tengan la misma duda que tú y no se atrevan a preguntarla. Si preguntas algo durante la clase no solo estarás mejorando tu desempeño en la materia sino que también salvas a otros mucho más tímidos que tú, que no son capaces de levantar la mano.

 

5. Te aburres menos:

Estar constantemente preguntando durante la clase evita que te duermas o que te distraigas ya que estás pendiente de lo que se dice. De esta manera aprenderás y aprovecharás mucho mejor la clase.

 

6. Pierdes el miedo:

Si te pena hablar en público, comentar o preguntar en clase te puede ayudar a superar tu miedo. No solo porque no tienes que pararte frente a todos a hablar sino que puedes expresar tu opinión y tus dudas sin ser juzgado.

 

7. Si no sabes qué preguntar, prepárate desde antes:

Puedes usar las lecturas y ejercicios que tienes que hacer, para preparar una o varias preguntas. Por ejemplo, si tienes duda sobre lo que te decía el texto, si no entendiste muy bien de qué se trata el trabajo, o simplemente si reflexionaste sobre algo que pueda ser importante para la clase.

 

¿Te animas a levantar la mano?

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
2

Relacionados