10 razones por las que nos gustaría volver a ser niños de nuevo

Estas 10 razones nos hacen querer volver a ser niños otra vez.

children-1869265_1280

A muchos nos emociona la idea de crecer, ser independiente y cumplir nuestros sueños personales. Somos jóvenes y tenemos mucha energía para lograr lo que queremos. Sin embargo, ser un adulto no es tan cool ni tan divertido como esperábamos que iba a ser. Muchas veces quisiéramos volver a ser niños y que todo fuera un poco más sencillo. Conoce esas 10 razones para regresar el tiempo.

 

1. No tenemos deudas:

Cuando éramos niños no teníamos idea de lo que era una deuda ya que nuestros padres se encargaban de mantenernos y arreglárselas para darnos todo lo que necesitábamos. Ahora que somos grandes nos damos cuenta de que el mayor terror de un adulto es tener deudas y deudas.

 

2. No tenemos que cocinar:

Sin duda, cocinar puede llegar a ser una de las cosas más complejas para la vida de un adulto joven. Muchas veces nos vemos obligados a comer comida callejera o comprar comida enlatada y día tras día extrañamos los exquisitos platos que nos preparaban nuestros papás y que nos creemos incapaces de hacer.

 

3. Podemos dormir cuando queramos:

Nada más placentero como tomar una cobija, tu juguete favorito y dormir una siesta. De seguro esta es una de las cosas que más extrañamos de ser niños ya que ahora tenemos que cumplir con horarios laborales u horarios de clase que nos exigen levantarnos muy temprano y acostarnos muy tarde.

 

4. Podemos comer lo que queramos:

Los dulces eran nuestro mejor aliado durante la infancia: chicles, chocolate, gomitas, todo lo que pudiéramos imaginar se convertía en nuestro pequeño paraíso y no pasaba nada, bueno… tal vez una indigestión pero eso no nos detenía. Ahora debemos cuidar nuestra alimentación, tener un peso equilibrado y comer sano así lo único que se nos antoje sea una buena pizza.

 

 

5. No hay que trasnochar:

A veces nos enojábamos cuando nuestros papás no nos dejaban quedarnos despiertos hasta tarde y teníamos que ir a la cama muy temprano para dormir lo suficiente. Hoy rogamos por poder dormirnos temprano en lugar de trabajar o estudiar hasta altas horas de la noche o sufrir por el insomnio.

 

6. Solo nos preocupamos en divertirnos:

Ya sabes, lo único que nos preocupa era no poder salir a jugar con nuestros amigos o mascotas, divertirnos, inventar historias y juegos para pasar la tarde. Ahora, cada momento que tenemos libre lo apreciamos como Gollum apreciaba al anillo. El tiempo libre siendo adulto es como nuestro precioso, pensamos todo el tiempo en él.

 

7. Nos pagan todo:

Cuando éramos niños, nuestros papás se encargaban de pagar todo: juguetes, ropa, comida o lo que sea que les pidiéramos. Ahora, valoramos cada centavo que ahorramos o que ganamos para medianamente sobrevivir por nuestra cuenta. Cuando eres adulto, descubres que el mundo no es tan fácil.

 

8. Nos apapachan:

Cuando niños nuestros papás y en general los adultos que nos rodeaban, constantemente nos abrazaban y nos agarraban las mejillas y daban besos. Era un poco molesto pero ahora comprendemos que es importante sentirnos amados y queridos, más cuando vives solo y sientes que alguien te toca un pie por la noche.

 

9. No hay que pensar en el futuro:

Lo más cercano al futuro que teníamos era cuando nos preguntaban qué queríamos ser cuando grandes y siempre decíamos astronauta o estrella de rock. Ahora, nuestro futuro es inminente y constantemente nos preocupamos por saber qué hacer con nuestras vidas.

 

10. No tenemos obligaciones:

Quizá es lo que más extrañamos. No tener que ir a un trabajo, pagar recibos, comprar comida, lavar la ropa, hacer aseo, son cosas que nunca hacíamos cuando niños y que hoy definen nuestra rutina como adultos.

 

¿Qué extrañas de cuando eras niño/a?

Comments

comments

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Relacionados